Ivan y Karla – La Vega Central, Santiago de Chile

07.05.2011 in13:36 in Documentary, Fashion, glamour, Landscapes, New masters -->


Share

Texto por Ivan Kashinsky

A las cuatro de la mañana, el frío insoportable del invierno de Santiago empieza a comer la piel y penetrar en los huesos. Los cargadores, que halan gigantescos carros llenos de productos, se juntan en torno a un montón de basura con sus brazos extendidos. Ellos se calientan con el calor de un fuego de 2 metros de alto. Para batallar el frío y su palpitante dolor muscular, los trabajadores prenden un porro, aumentan aguardiente a su café o toman Navegado, una mezcla de vino, jugo de naranja, limón y azúcar. Pronto, el ambiente se vuelve más ligero, chistes vuelan por el aire con facilidad, y uno puede ver que el mercado La Vega Central es una gran familia.

Ricky es un hombre 68 años que ha estado trabajando en la Vega desde los cinco, cuando ayudaba a vender pollos y conejos a su papá. Cuando su padre murió, el se hizo cargo, y cuando él muera, sus hijos seguirán con el negocio familiar. Con una voz ronca grita sus bajos precios a la gente que pasa. Entre anuncios murmura: “Hay tiempos buenos y malos aquí en La Vega, pero siempre se sobrevive.” A pesar de que su negocio se ha incendiado tres veces, la única sombra del pasado que se cierne sobre él es Pinochet. Su rostro arrugado cambia y se agrandan sus ojos cuando comienza a hablar sobre el dictador. “Fue un tiempo muy oscuro”, me dice. “Usted no podía decir nada malo sobre el gobierno. Había gente caminando por aquí que escuchaba, y si lo oían a usted, los militares venían y le llevaban lejos. “