Rafael Trapiello* – la noche que espera

14.08.2012 in23:28 in Street Photographer -->


Share

Este proyecto, con Madrid como telón de fondo, se propone captar una lógica interna de la ciudad contemporánea que tiene lugar durante la noche. Se diría que, al prestar atención a esta cara oculta de la ciudad, con el ánimo de descubrir sus rasgos dibujados por la sombra, aflora el poder de su rostro seductor y la irrealidad de sus contornos sale a nuestro encuentro como la señal de lo ausente. Esta aproximación a la noche urbana requiere seguir sus fuerzas de atracción y sumergir la mirada en esa espesura. Así, cuando duerme el pulso del mundo y las calles se vacían en su oscuridad inhóspita, esa calma, ese manto de silencio se vuelve atmósfera oprimente. Porque la noche traza una línea y marca un límite en nuestra experiencia. Señala el peso de la libertad y la fascinación del peligro por una parte, pero por otra abre un espejismo de falsos caminos, un territorio de turbios negocios, de batalla contra la nada, donde se echa un pulso a la muerte. O bien, reparamos que en realidad ese espacio es ni más ni menos que el lugar del crimen, un laberinto de culpas que proyecta su sombra de sospecha sobre la soledad del viandante, le pone a prueba como si fuera el asesino. Porque ¿quién busca cobijo entre las ruinas? Allí donde acecha lo fortuito como frontera entre la buena suerte y esa oscuridad que creíamos conjurada, está el paisaje de las sombras que atrapa nuestra mirada.

Utilizadas como base formal del proyecto, las imágenes de alto rango dinámico (HDR) que componen la serie, actúan en este caso como radiografías que diseccionan la realidad y tratan de ver más allá de la apariencia, tal como señalaba Benjamin. Los componentes del entorno, al quedar registrados de esta manera, llegan a adquirir un protagonismo insólito e inquietante que les dota de nuevos significados, y el individuo queda desplazado deliberadamente a un segundo plano. Y si bien ni el individuo ni el grupo están presentes en la mayoría de estas imágenes, sí aparecen representados en ellas. Están de una forma velada, anticipada, diríamos: es así como dejan constancia de su existencia y, al mismo tiempo, de su fragilidad.